Pittsburgh (Estados Unidos) es otra de las ciudades que los utilizan. Además, han descubierto que el uso de este tipo de señales reducen en un 40% los tiempos de espera de los vehículos y un 26% las emisiones contaminantes.

+