El temido ángulo muerto

Casi todos los conductores hemos oído hablar de él pero pocos conocemos lo fácil que es evitarlo.

Empecemos por el principio:

¿Qué es el ángulo muerto?

Es una zona donde el conductor no tiene visibilidad. Se produce durante el lapso de tiempo en que la posición de nuestro vehículo respecto al que circula a nuestro lado no es visible a través de los retrovisores interiores y laterales. Lo habitual es que ese espacio esté localizado en paralelo con nuestro vehículo y unos metros por detrás. Si lo recordamos, seguro que el número de sustos que nos hemos llevado al ser sorprendidos por una moto que intentaba adelantarnos puede llegar a sorprendernos.

 

Se aproxima bronca de motero!

Se aproxima bronca de motero!

¿Cómo evitarlo?

Lo ideal para reducir al máximo el ángulo muerto es colocar los retrovisores de tal manera que dispongamos de un amplio ángulo de visión pero, sin duda, el gesto más eficaz para evitarlo es girar la cabeza hacia atrás para observar nuestro lateral y cerciorarnos de que tenemos vía libre para maniobrar.

blind_spot_assist

 

Y si te da pereza, siempre puedes confiar en la tecnología:

El primer fabricante en poner solución a este problema fue Volvo, que en el año 1979 instaló los espejos de ángulo amplio en los retrovisores de sus vehículos. Hoy en día, la mayor parte de los automóviles los incorporan. Además, desde el año 2004, algunos modelos de coche (sobre todo de las marcas Volvo y Ford) incorporan el sistema BLIS (Blind Spot Information System o Sistema de Información sobre el ángulo muerto) que avisa al conductor mediante una luz de advertencia cuando un vehículo entra en la zona de ángulo muerto. Este mecanismo se activa al adelantar y ser adelantado, siempre y cuando la diferencia de velocidades se halle entre 20 y los 70 km/h.

buick_angulo_muerto


¿Quieres participar? Escribe un comentario ahora.