Desguace de vehículos eléctricos: problemas que ocasionan sus baterías

Coche eléctrico de desguace

Todos sabemos la importancia del desguace en cuanto a la reutilización de piezas y un mayor control en el reciclaje de vehículos. La segunda vida de determinados componentes es, en la actualidad, un factor clave para que determinados componentes no se conviertan de forma prematura en chatarra inutilizable. Todo esto cobra mayor relevancia en el caso de los vehículos eléctricos, principalmente por la posibilidad de volver a dar vida el componente más caro en su producción, que no es otro que su batería.

Pongamos un ejemplo: un vehículo eléctrico se ve involucrado en un accidente y la peritación declara un siniestro total, pero la batería, que normalmente se encuentra situada en el piso, está intacta. Al realizar una correcta extracción de la misma podrá ser utilizada para varios fines, entre los que destaca su empleo en un modelo de iguales características o su empleo como batería de almacenamiento en otro tipo de aplicaciones (merma en capacidad y rapidez de carga) en caso de que sus prestaciones ya no sean las adecuadas para un automóvil.

Desguace tradicional

Desguace tradicional

Dicho de esta manera puede resultar demasiado sencillo, pero la realidad es que el reciclaje de las baterías plantea un problema adicional relacionado con su impacto medioambiental una vez finalizada su vida útil. El proceso de tratamiento de las baterías de litio, las empleadas en automoción, es muy caro y apenas se recupera el 50 % de sus componentes, llegando al 80 % en el mejor de los casos, aunque suele ser irreal. Además, los métodos empleados para recuperar esos materiales son altamente contaminantes y emiten gran cantidad de CO₂. Como puedes imaginar, el resto del porcentaje hasta alcanzar el 100 % requiere de los mismos procesos que la fabricación de nuevos componentes, por lo que no se puede considerar a las baterías de los vehículos totalmente reutilizables.

Batería vehículo eléctrico

Batería de coche eléctrico.

La realidad es que aún podemos controlar este proceso debido al reducido porcentaje de vehículos eléctricos que circulan en la actualidad. Dentro de unos años, cuando el parque automovilístico de estos vehículos aumente, se tendrán que tomar medidas para que la utilización del vehículo eléctrico no sea contraproducente en cuanto a contaminación global. Lo que está claro, y es indudable, es que la extracción de litio es un proceso altamente contaminante y las baterías necesitan para un correcto funcionamiento materiales que escasean aún más que el petróleo, por lo que todo lo que se habla sobre la ecología del vehículo eléctrico es relativo al punto de vista desde el que se enfoque.

En definitiva, al analizar el proceso de reciclaje de baterías se encuentran muchos puntos a mejorar si de verdad se pretende que el proceso sea útil para reducir la contaminación generada durante su proceso. Con el reciclaje mitigamos los problemas que se generan en la extracción del litio y el cobalto (claves en la actualidad), pero no se puede presumir de un proceso totalmente circular y sus problemas no difieren tanto de los residuos que generan los vehículos tradicionales.

Extracción de materiales para baterías

Mina de extracción de Cobalto, Extracción de materiales para baterías


¿Quieres participar? Escribe un comentario ahora.