Cajas negras en los coches obligatorias en 2021

cdr-imaging

A lo largo del año que viene, todos los vehículos que salgan de las líneas de producción tendrán que equipar obligatoriamente, según normativa europea, dos nuevos dispositivos que ayudarán a monitorizar datos del vehículo para evitar fraudes de tipo comercial (consumo de combustible) y a mejorar el estudio de la siniestralidad en los accidentes de automóvil. El primero de ellos, tendrá la misión de controlar el consumo real del vehículo para, de este modo, poder verificar si la información aportada por el fabricante es verdadera o cuánto se aleja de la realidad. El segundo dispositivo, una caja negra al estilo de la aviación pero menos sofisticada, registrará todos los datos del viaje referente a velocidad, ubicación o movimientos de la dirección, entre otros. Lo cierto es que el Reglamento de la Unión Europea 2018/1832 estableció que los modelos homologados lo incorporarían desde 2020, una obligación que debería hacerse efectiva el próximo mes de enero al menos en la parte referente a los datos técnicos del vehículo.

OBFMC: Consumo de combustible

Este dispositivo está llamado a desempeñar un papel clave a la hora de conocer si los fabricantes han hecho algún ajuste que les ayude a mejorar sus cifras de consumo en la pruebas de homologación según ciclo WLTP. Por otra parte, son una herramienta que permitirá a los conductores conocer el consumo real de su coche. En cualquiera de los dos casos, la información se tratará de forma totalmente anónima.

Este control de consumo de combustible, seguro dará lugar a controversia. La exactitud de estos registros pondrá a los híbridos entre la espada y la pared, ya que actualmente se benefician de resquicios legales para homologar a su favor cifras muy reducidas de consumo, que seguramente pasen a no ser tan evidentes con este riguroso control. Algo parecido ocurrirá con los microhíbridos de 12ó 48 V. En teoría son vehículos que permiten un gran ahorro al comparar con los motores tradicionales, pero en la práctica estos beneficios no son tan obvios como presumen. El OBFCM se encargará de sacar ésto a la luz.

Cajas negras en coches (1)

Registro de datos

El objetivo de las cajas negras será analizar los accidentes para poder conocer más verazmente cuáles fueron las causas. Esta labor será de gran importancia para reducir la siniestralidad, y es que pueden almacenar casi cualquier dato que pueda controlarse por la electrónica del coche. De este modo, podrá registrar información sobre la velocidad de conducción, el comportamiento del coche, el estado de los sistemas de seguridad, la ubicación, los movimientos de la dirección, la aceleración y la desaceleración.

Como siempre que hablamos de información personal o de ubicación, es inevitable el debate en torno a la privacidad. En principio, los datos almacenados no se podrán emplear para multar, si no como carga probatoria para responsabilizar a alguien cuando haya un siniestro. Y es que aunque no se podrán desconectar, no grabará imágenes de ningún tipo y tampoco registrará las conversaciones del habitáculo como sí hacen las de los aviones.

Si se produce un accidente, este dispositivo grabará todos los datos durante los 30 segundos previos al siniestro y los 5 posteriores. El investigador del accidente tan sólo tendrá que conectar la caja negra a un ordenador para obtener todos los datos.

Car-Angel-5-600x331

Tras la introducción de estas cajas negras, se espera una mejora considerable en la seguridad de los vehículos y que, además, toda esa información influya positivamente en los conductores, que al llevar un dispositivo que realizará una constante evaluación de su forma de conducir, intenten mejorar su manejo del automóvil.

 


¿Quieres participar? Escribe un comentario ahora.