Aceites de nueva generación 0W-20: ¿Son recomendables?

Aceite 0W-20 (4)

El aceite de motor ha sido un tema recurrente en la historia del automóvil debido a la importancia que tiene para el perfecto funcionamiento y longevidad del propulsor. No sólo es clave a la hora de lubricar, sino que también actúa como amortiguador y refrigerante de las piezas internas más propensas al desgaste como son cigüeñal, cojinetes o guías de válvulas. Por otra parte, tiene impacto directo en el consumo de carburante según su grado de viscosidad, lo que hace que este valor, tanto para frío como para caliente, tenga que situarse en los valores recomendados por el fabricante del vehículo para que las prestaciones sean las prometidas. Salirse de dichas recomendaciones no es lo ideal, ya que si nos pasamos la mecánica encontrará demasiada resistencia al giro, y si abusamos de valores muy reducidos podríamos tener problemas de un excesivo consumo de aceite.

Desde hace años, Toyota lleva recomendando para sus modelos híbridos lubricantes con un grado de viscosidad 0W-20, y más recientemente se han ido sumando todos sus rivales recomendando este tipo de aceite no sólo en híbridos, sino en motores de última generación que disfrutan de un mejor mecanizado y ajuste entre sus partes internas. En un principio, podría parecer que un índice 20 para motor caliente podría ser reducido y comprometer la lubricación del motor, pero el gran trabajo de desarrollo de los fabricantes de aceite permiten que, salvo en motores muy prestacionales, se pueda emplear en la mayoría de motores desarrollados en la actualidad.

Aceite 0W-20 (2)

Como parte positiva y por lo que gozan de tanta popularidad en los motores actuales se encuentra una mejor lubricación y fluidez en frío, lo que se traduce en una mayor protección del motor en esta fase junto a la reducción en consumo de combustible.

De todos modos, debe quedar claro que la mejor elección siempre es la recomendación del fabricante, no por marca de aceite, sino por especificaciones. A pesar de que la lubricación como viscosidad 0W-20 suele estar asegurada en la mayoría de motores, su empleo no está indicado si no aparece en el libro de especificaciones del vehículo y podríamos provocar que el aceite se “colase” en exceso hacia la cámara de combustión dañando los sofisticados sistemas de descontaminación del motor que tan vulnerables son a los residuos de la combustión. Como norma, no hay que desviarse de la viscosidad y especificaciones recomendadas para cada vehículo. Por ejemplo, los motores TSI de baja cilindrada del grupo Volkswagen siempre han sido “amigos” del 5W-30 pero, desde que se han popularizado los 0W-20, el grupo lo incluye como aceite apto en la mayoría de versiones de gasolina bajo la denominación VW 508 00 / 509 00. Generalmente se prescriben en propulsores híbridos o de gasolina, ya que los diesel aún siguen siendo fieles a una mayor viscosidad de aceite y características específicas para proteger los sitemas DPF.

Por último, también es importante recordar que en motores de mucho kilometraje, en los que ha aumentado el desgaste y desajuste de las piezas, es posible que haya que cambiar de aceite para emplear mayores viscosidades. No es necesario mientras no se observe un consumo de aceite excesivo, pero en estos casos puede ser buena solución emplear un 5W-30 en lugar de 0W-20.

Aceite 0W-20 (1)

Personalmente soy de los que no quitan mano a las recomendaciones de los fabricantes. La mayoría de los fabricantes de vehículos de hoy especifican 0W-30 o 5W-30 para la conducción durante todo el año. Algunos también especifican 10W-40 o 0W-20 aunque lo mejor es que consultes el apartado de lubricación de tu manual de usuarios, donde localizarás la tabla de mecánicas con las recomendaciones del fabricante (Hay varillas de aceite que también están grabadas).

Bueno, aquí hay opiniones para todos los gustos pero yo te voy a contar lo que hay y luego cada uno que saque sus propias conclusiones. A medida que aumenta el kilometraje también aumenta el desgaste interno de las piezas del motor haciendo que algunas de ellas cuenten con mayor desajuste o holguras (vamos, dejando más hueco libre). Es por esto que puede ser aconsejable cambiar a un grado de viscosidad ligeramente superior para prolongar la vida del motor, reducir el ruido y el consumo de aceite. Por ejemplo, si un motor originalmente debía usar un 5W-30 cuando lleguemos a los 200.000 km deberíamos de cambiar a un aceite 10W-40.

Aceite 0W-20 (5)


¿Quieres participar? Escribe un comentario ahora.