30 años del M5

Parece que fue ayer pero en realidad fue en 1984 cuando BMW lanzó por primera vez el M5. Ahora, 30 años más tarde, ha decidido sacar una nueva versión limitada de este ya clásico de la carretera.

La primera berlina M equipaba entonces el 6 cilindros en línea del M1 y desarrollaba 286 CV. El tiempo ha pasado y la nueva serie limitada alberga un V8 biturbo de 600 CV (+40 CV con respecto al de serie) y 700 Nm que va asociado al cambio M DCT.


P90148934_highRes

El nuevo M5 baja de los 4 segundos en el ejercicio del 0 a 100 km/h (3,9 s). En cuanto al consumo medio homologado es de 9,9 l/100 km. A diferencia del M5 de serie, éste no cuenta con limite de velocidad electrónico a 250 km/h, puede alcanzar los 305 km/h.

 

 

 

 

Tanto la pintura gris mate con elementos negros en vez de cromados, como las llantas de 20 pulgadas son aspectos únicos de esta edición limitada.

P90148927_highRes

 

Sólo se fabricarán 300 unidades para todo el mundo. Todavía se desconocen cuántos ejemplares habrá para Europa y cuántos han sido adjudicados para el mercado español, así como su precio. Obviamente, será más caro que un M5 «de base» cuyo precio arranca en 120.600 euros.

Pero echemos un vistazo a la historia de este coche:

El BMW M5 fue originalmente presentado en el salón de Amsterdan de 1984 y llevaba la transmisión y elementos de suspensiones del M635 CSi, con el 6 cilindros en línea M88 procedente del M1.
Esto lo dotaba de una cilindrada de 3.543 cc, entrega 286 CV y 340 Nm. Suficiente para abatir el 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanzar los 243 km/h de velocidad máxima. A mediados de los años 80 era sencillamente la berlina más rápida del mundo.

Es también uno de los modelos más exclusivos de la marca, pues tan sólo se fabricaron 2.191 unidades entre 1985 y 1988. Hoy es un auténtico clásico cuyo valor en el mercado está subiendo.

bmw_m5_57

 

En 1989 fue sustituido por el E34, uno de los M5 más equilibrados y rápidos. El reparto de pesos es óptimo, su 6 cilindros en potente y tiene un aspecto relativamente discreto. Aunque para ser totalmente honestos, los mejores M5 E34 son los posteriores a 1991. Y es que inicialmente, BMW lanzó el coche con el 6 cilindros de 3,6 litros y 311 CV. Llegando a construirse más de 12.000 unidades de este modelo:

bmw_m5_107

 

En 1998 llegó el E39. Y con él, su V8 atmosférico de 4.940 cc. Con una potencia de 400 CV y un par máximo de 500 Nm es capaz de bajar de los 5 segundos en el 0 a 100 km/h. La velocidad máxima es de 250 km/h.

De todos los M5 es el que más abunda (más de 20.000 unidades fabricadas) y el que menos problemas puede dar. Eso sí, es pesado (1.862 kg) por lo que los amortiguadores y los frenos son los que más sufren.

 

bmw_m5_1

 

En 2005 llega la cuarta generación de M5 equipada con un V10 atmosférico de 4.999 cc asociado a un cambio secuencial de 7 marchas. Con una potencia de 507 CV y 520 Nm, el 0 a 100 km/h le lleva 4,7 segundos.

El M5 E60 fue también el primer M en el que las posibilidades de personalización eran muy elevadas: permitía regular la respuesta del acelerador, la potencia disponible… Con las ayudas a la conducción es un coche terriblemente eficaz, pero sin ellas, la cosa cambiaba.

bmw_m5_61