1961 Rolls-Royce Phantom V Electrico Lunaz

1961 Rolls-Royce Phantom V Electrico Lunaz (8)

Parece que convertir coches antiguos y clásicos en modelos eléctricos es la nueva moda que se está apoderando de la industria del automóvil. Hemos visto proyectos de este tipo desde hace algún tiempo, pero nunca en un vehículo con tanto porte como puede ser un Rolls-Royce. Las personas que hay detrás de este ambicioso proyecto pertenecen a la start-up Lunaz, con sede en Reino Unido, y el resultado es espectacular.

Solo se fabricaron 832 ejemplares del Rolls-Royce Phantom V entre 1959 y 1968, y Lunaz ha transformado uno de ellos en un restomod eléctrico. Esta no es la primera conversión hecha por la compañía, pues ya había transformado previamente un Jaguar XK120 de 1953 antes de meterse de lleno con el lujoso buque británico. El trabajo en este último ya ha sido terminado, y Lunaz afirma que es el primer y único Phantom eléctrico del mundo, aunque tan solo 30 de ellos serán construidos en la fábrica de Silverstone.

1961 Rolls-Royce Phantom V Electrico Lunaz (1)

En lugar del corazón V8 de 6.23 litros de fábrica, hay un sistema de propulsión completamente eléctrico patentado que funciona con una batería de 120 kWh que, según Lunaz, es la más grande del mundo. Desconocemos qué tan rápido podrán ir estas enormes berlinas de cero emisiones, pero sí que tenemos la confirmación de que el automóvil es capaz de recorrer hasta 300 millas (482 kilómetros) con una sola carga y ofrecer hasta 380 CV de potencia y 700 Nm de par motor. Todo ello sin escuchar ni un solo ruido.

Este Rolls-Royce Phantom V se ha sometido a una restauración desde cero, donde también ha aprovechado para incorporar conjunto completo de actualizaciones de hardware y software. Estos incluyen un sistema de infoentretenimiento integrado con navegación por satélite, dos pantallas integradas detrás de las mesas de picnic en la segunda fila de asientos, nuevos y mejores sistemas de audio o un sistema de aire acondicionado con diferentes configuraciones de aire para cada ocupante, entre otros muchos.

1961 Rolls-Royce Phantom V Electrico Lunaz (6)

El personal de Lunaz se basa en la experiencia previa de trabajar con coches de Aston Martin, Ferrari, Ford, Jaguar, Volkswagen, McLaren y Rolls-Royce para hacer el mejor producto posible. Una vez que el vehículo se desmonta por completo, se retira el motor de combustión interna y se pesan todos los componentes, el automóvil se escanea en tres dimensiones para permitir a los ingenieros crear modelos de diseño asistido por ordenador (CAD) detallados que garantizan la perfección técnica absoluta en cada una de las piezas.

Además del Phantom, Lunaz también electrificará los modelos Silver Cloud de Rolls-Royce en una variedad de estilos de carrocería, que incluyen limusina de cuatro puertas, coupé de dos puertas y descapotable. La compañía hará que sus versiones eléctricas estén disponibles en todos los mercados globales, aunque no será por poco dinero. Los precios de un Rolls-Royce Silver Cloud de Lunaz comienzan en 350.000 libras (387.750 euros), sin incluir impuestos locales, mientras que el Phantom V comienza en 500.000 (554.000 euros).

1961 Rolls-Royce Phantom V Electrico Lunaz (11)

No hace falta decir que cada coche está hecho a medida para cada cliente. Por ejemplo, este Phantom V de 1961 presenta una configuración de ocho asientos con un banco delantero para tres ocupantes, un banco trasero para otros tres y dos asientos plegables. “Ningún coche en el mundo iguala a un Phantom en presencia, estilo y significado”, dice David Lorenz, fundador de Lunaz. “A través de la electrificación, estamos orgullosos de promover el legado del ‘mejor automóvil del mundo’, siendo una opción relevante para una nueva generación”.

Y tiene mucho sentido tener un Rolls-Royce silencioso y suave. Después de todo, es el coche cumbre de la marca, es la máxima expresión del gran transporte por carretera, y la conversión a electricidad simplemente amplifica este mensaje al tiempo que hace que lo hace más atractivo para una nueva generación más consciente con la salud de nuestro planeta. Lorenz siente que la misión de su empresa es definir el futuro de los clásicos. “Preservamos el pasado abrazando el futuro”, destaca Lorenz.

1961 Rolls-Royce Phantom V Electrico Lunaz (33)


¿Quieres participar? Escribe un comentario ahora.